viernes, 26 de noviembre de 2010

Indiana Jones: una leyenda echada a perder

(Escrito el 16 de junio de 2008)


Hay ciertas leyendas que deben quedarse quietas en el lugar que se les recuerda.  Indiana Jones es una de las que debió haberlo hecho, pero con la producción de la cuarta entrega de la saga, se desfiguró uno de los héroes cinematográficos más representativos de la generación de los ochenta.

El objetivo de la realización de la cuarta entrega Indiana Jones y el reino de la Calavera de Cristal era claro:  recaudar más dinero para las gigantescas arcas de Steven Spielberg su director y George Lucas su productor. En sus declaraciones ellos decían que querían que las nuevas generaciones conocieran a Indiana, porque este solo había quedado en el recuerdo de las generaciones pasadas. Cualquiera diría que es muy nostálgico el punto de vista de ellos,  pero a la edad que ellos tienen – más de sesenta años - la plata es lo que manda en sus películas. Para que los nuevos espectadores conozcan a este héroe, ya se pueden conseguir los DVD´S en los estantes de las videotiendas, o en alguna tarde de domingo desprogramado en uno de los canales privados de la televisión nacional.  En la actualidad poner a Harrison Ford a sus más de sesenta años  a correr y saltar como un trapecista, es como pedirle a Pelé o Maradona o Platini que volvieran a las canchas a disputar los torneos de primera línea con sus selecciones.
En la película no hay ningún elemento salvable, incluso hasta dañan la excelente reputación de la australiana Cate Blanchett una de las mejores actrices de la actualidad y ganadora de dos premios Oscar, quien representó el papel irrisorio y exagerado de la coronel rusa Irina Spalko, la antagonista de Jones, quien lidera a los enemigos de Jones y su pandilla. Ya es hora de que Hollywood deje a los rusos en paz. Ya les ganaron la guerra fría y el dominio geopolítico y económico del planeta, ya les ganaron - pero de mentira-  en los rings de boxeo, en la guerra de Vietnam, y hasta en batallas en el espacio exterior. Si en Hollywood no encuentran nuevos enemigos, entonces vuelven al pasado para reencauchar a los antiguos.
Volviendo a los actores, no se salvan tampoco los experimentados británicos Ray Winstone y John Hurt,  en los papeles secundarios de “Mac” y “Ox”, que más bien, parecían adornos ruidosos colocados en un árbol de navidad de mal gusto. La revelación nada sorprendente de que Indiana Jones tenía un hijo (Shia LeBouf), era absolutamente previsible y también lo era que apareciera su madre (Karen Allen), importada desde la primera película de la saga. Y más predecible aún, es que vengan en el futuro películas con el hijo de Indiana Jones. Que desgracia.
Pero sigamos con los desaciertos. Dentro del diseño de producción de tan costosa película, cabe preguntar, ¿cómo es posible en pleno siglo XXI que una película hecha por los dos reyes Midas de Hollywood, presente al país del Perú como una copia burda de México? ¿Qué incluso hasta la música de su banda sonora, tenga el aire mexicano y no el andino? Es que con esta muestra hasta el magnífico compositor John Williams queda muy mal parado.  Esta cuarta entrega deja ver claramente el cansancio creativo que ya tienen Spielberg y Lucas, dos productores y realizadores, que han contribuido con grandes obras a la cinematografía de Hollywood, pero que ya se muestran carentes de ideas, y que están corriendo con el peligro de caer en lo grotesco. 
La aparición de una respuesta extraterrestre a los misterios de la humanidad ya lo había hecho Spielberg con mucho éxito en “Encuentros Cercanos del Tercer Tipo” y con “E.T.”, pero en esta ocasión con Lucas, quien concibió la historia, solo hicieron una película que fácilmente podría ubicarse en los años cincuenta porque tiene todas las características de ser de clase B por lo inverosímil y lo pueril. Claro está que esta obra costó casi 200 millones de dólares.  Por este precio sería una película de categoría A, pero esta letra solo sirve para denominarla como Absurda.
Queda una duda muy grande: ¿Si los colosos de Hollywood están en crisis, cómo estará el resto? O también ¿Será que es hora de que ya piensen en retirarse? Al ver películas de otros genios veteranos activos como Woody Allen, Manuel De Olivera o Claude Chabrol, quienes en sus últimas obras han repetido sus antiguos temas y obsesiones, queda muy marcada la sensación de que siempre  un mal Allen o Chabrol o De Oliveira, serán mejores que una superproducción de Spielberg y Lucas.
Para los que tienen un buen recuerdo de Indiana Jones es mejor que no vean esta película y que hagan caso de todos los malos comentarios de los espectadores que ya fueron a verla, porque son ciertos. Incluso termina de la manera más patética posible: !con un matrimonio!  Estos finales tienen reserva de primera línea para las novelas, culebrones y melodramas televisivos, pero es así como acaban por completo con Indiana Jones: casándolo con la protagonista de la primera película. Aunque desde el inicio del metraje lo van debilitando de diversas maneras: lo  muestran lento en sus acrobacias, ingrato porque es un mal padre que trata de reivindicarse al final con su hijo, temeroso porque monta en una motocicleta como copiloto, porque si la maneja seguro que se cae y finalmente exagerado, viendo extraterrestres salir disparados hacia el cielo en una nave gigante hecha de piedra. Sería mejor que Indiana Jones hubiera muerto en una intrépida aventura, tratando de salvar la humanidad o al menos a su insoportable bandera. Tendría más dignidad. No caería tan bajo como Rambo o Rocky que quieren seguir dando guerra en sus nuevas películas, a pesar de que ya les llegó el retiro y la jugosa pensión.   


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada