martes, 30 de noviembre de 2010

Te amo hermano: amigos poco presentables

(Escrito el 29 de julio de 2009)

La  motivación principal de Te amo hermano (I love you, man) es un poco forzada: una pareja está a punto de casarse y la novia quiere que su dedicado prometido tenga amigos por sugerencia de su grupo de amigas, ya que podría volverse un hombre absorbente en la relación. Por esa razón empieza un decepcionante proceso de casting y entrevistas con posibles amigos que lo puedan acompañar en su cotidianidad y de paso en la ceremonia de matrimonio. Este planteamiento podría ser un fracaso por la debilidad de su propuesta, pero el oficio de guionista de John Hamburgh, quien a la vez es su director, hacen que la película pueda disfrutarse por completo.


La elaboración de los dos personajes principales, Peter (Paul Rudd) y Sydney (Jason Segel) son los que pagan la entrada de la película. Es una comedia de personajes con una historia muy sencilla, que finalmente es lo que la sostiene.  Las distintas percepciones ante la vida que estos hombres de más de treinta años tienen con sus manías y obsesiones diarias, van limándose poco a poco cuando logran unir sus mundos por medio de placeres juveniles como tocar música en un garaje, beber desmedidamente y pasear un perro con charlas poco trascendentales.



La película trata acerca del tema de la madurez, con Peter Klaven un vendedor de bienes raíces quien se ha comportado regularmente como un adulto comprometido con su trabajo y su novia, y por otro lado con Sydney Fife, quien a pesar de su edad, todavía vive como un adolescente que se viste sin combinar nada, persigue mujeres cada día y no recoge las heces de su perro.  John Hamburgh fue guionista de películas reconocidas en el género de la comedia como Zoolander, Meet the Parents, Meet the Fockers y Along came Polly, con lo que demuestra su habilidad para manejar el género, incluso con actores de alta talla como Ben Stiller, Robert DeNiro, Dustin Hoffman y Barbra Streisand.  Su destreza en la elaboración de los contextos está centrada en poner en tela de juicio el papel de supermacho que muchas veces el género masculino por presiones sociales y profesionales se ve obligado a adoptar y que en sus obras siempre roza con el lado frágil y delicado que muchas veces se oculta.

Para esta ocasión, los actores seleccionados tienen menos quilates, pero cumplen a cabalidad con los roles dispuestos. Por un lado, está Paul Rudd quien ha demostrado su versatilidad para hacer diversas interpretaciones de galán, o de desencantado de la vida, o de tonto sin remedio y Jason Segel quien aunque se ha encasillado un poco como el personaje despreocupado, descuidado y liberado de películas como Ligeramente embarazada o de la serie de televisión Como conocí a tu madre, esta vez la da un matiz de ternura al personaje de Sydney.   


Este casi amor platónico de la amistad que surge entre ellos dos con las experiencias compartidas, tiene momentos muy hilarantes pero también otros que no lo soportan tanto, como la actitud condescendiente de Zooey la novia,  quien a  veces no reacciona con la posible posesión que puede llegar a tener una mujer que está a punto de casarse.  Los actores secundarios como Jaime Pressly (My name is Earl), Jane Curtin (Third rock from the sun), Jon Favreau (Friends)  y J.K. Simmons (Juno) hacen unas interpretaciones cortas, pero que dan momentos de humor con sus personajes definidos.

Para los amantes del rock hay un regalo surgido de la producción que es la aparición de la legendaria banda canadiense Rush en un continuo tributo que les hacen tanto en el gracioso cover que hacen de la canción "Tom Sawyer" así como de la interpretación en vivo de “Limelight” dos de sus canciones más reconocidas. Pero otra agradable sorpresa es la aparición de Lou Ferrigno el inolvidable Hulk de la serie televisiva de los años setenta donde compartía créditos con Bill Bixby, quien hace un cameo de si mismo, pero para burlarse de su propia figura.
Te amo hermano es una película ligera, pero bien construida en sus caracterizaciones, exagerada por momentos pero graciosa al fin de cuentas, y aunque todo giré en torno a un matrimonio, esta vez no sale mal librado como en suele suceder en algunas telenovelas o comedias románticas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada