lunes, 29 de noviembre de 2010

Marley y yo


(Escrito el 27 de enero des 2009)


La primera impresión que se tiene de la película estadounidense Marley y yo es que tratará acerca de la vida de un perro inquieto junto a una pareja de recién casados que hará cosas graciosas y tratará de hacer reír al público con sus trucos forzados. Esta expectativa inicial podía convertirla en algo predecible y de poca sorpresa, porque ya se han hecho varias películas con los perros como punto central de las historias. Pero para fortuna del público esta película tiene otros objetivo y otros destinos: cuenta la historia de la maduración de una pareja que empieza con su matrimonio, su avance en las profesiones, la formación de una familia y las dudas con respecto a la esencia de la vida de sus dos protagonistas, acompañados por su perro labrador llamado Marley quien es el otro pasajero en este largo viaje. Marley y yo tiene el acierto de tener como punto de partida la novela del mismo nombre del periodista John Grogan quien hace un relato personal de su vida junto al perro que les dio muchos dolores de cabeza pero también un gran cariño incondicional.


Marley y yo no es una comedia. Es un drama familiar acompañado de varios momentos cómicos en los que una pareja de periodistas van buscando la manera de hacer compatible su profesión, su matrimonio, sus hijos y por supuesto su perro, que tiene características tan especiales que ha valido la pena para su dueño, aguantar el comportamiento desbocado e inoportuno de su mascota a tal punto que le mereció contar la convivencia que tuvieron conjuntamente.  Las columnas que le dedica Grogan a Marley en el periódico narran públicamente la dificultad de esa convivencia, que se sostiene por el gran cariño que se tienen mutuamente, siendo esto una alegoría de la convivencia humana del matrimonio y la familia con todos sus defectos y virtudes.


Es grato ver el cambio de registro de sus dos actores principales. Owen Wilson ha estado acostumbrado a interpretar papeles de comedia desbordada y se le recuerda por papeles en películas como Shangai Kid, Zoolander, Los Tenenbaum, Starsky y Hutch y Los Rompebodas. Ahora con esta película pudo Owen Wilson crear a John, un personaje menos excéntrico y más cercano a las preocupaciones del ser humano de ciudad quien constantemente está inconforme con el mundo que le rodea. Por su parte Jennifer Anniston también se aleja de sus registros cómicos que iniciaron en la televisión con la serie Friends con la que estuvo durante diez temporadas y posteriormente en películas como Todopoderoso, Separados, Dicen por ahí y Mi novia Polly.  Su rol como Jennifer desarrolla la curva de cambio de una ambiciosa periodista a una sacrificada madre, quien da todo por cuidar a su familia junto a su perro Marley, pero muchas veces a pesar de él.

La galería de perros que han pasado por el cine es numerosa, y aunque Marley no sea tan inolvidable como otros, por lo menos no se volvió insoportable como fue el destino de otros canes.  Entre los de mejor recordación y empatía con el público están en primer lugar Rin Tin Tin, que fue muy famoso entre los años veinte y cincuenta del siglo pasado, pasando por diversos protagonistas que encarnaron este papel. También está el personaje de Colmillo Blanco, creado por ese gran relator y aventurero que fue el escritor Jack London. Lassie el Pastor Collie más famoso de la historia audiovisual, que también tuvo su éxito en cine y posteriormente en su propia seria de televisión.  En esta lista también entran los perros siberianos de la notable película de aventuras Eight Below (Rescate en la Antártida) muy recomendada para el tema del cariño entre amo y mascotas.  En la categoría mediana con perros policías como coprotagonistas de estrellas como Tom Hanks y James Belushi, estuvieron los caninos de Turner & Hooch y K9 en su primera parte. Y los que quedaron para el olvido son precisamente los que tuvieron su camada en posteriores continuaciones como Beethoven y 101 dálmatas. A última hora entró a esta categoría el chiquitín de Beverly Hills Chihuahua.

Marley y yo es una película recomendada para ver en familia y para recordar especialmente en su parte final, como los perros han sido los infaltables compañeros de tantas familias en las que han dejado un gran recuerdo por su lealtad, humildad y cariño.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada