martes, 30 de noviembre de 2010

Rudo y Cursi: las buenas parejas mexicanas

(Escrito el 25 de marzo de 2009)

Rudo y cursi es una película de parejas mexicanas. Primero por la vuelta a la pantalla grande de los dos actores de cine mexicanos más famosos, Gael García Bernal y Diego Luna,  y segundo por la unión de los hermanos Carlos Cuarón y Alfonso Cuarón esta vez con el primero como director de un largometraje.

El referente anterior y obligatorio antes de ver Rudo y Cursi es la película de 2001 Y tu mamá también donde las mismas dos parejas hicieron un relato acerca de la contradictoria amistad de dos jóvenes del distrito capital quienes engatusaban a una española casada con un primo de ellos en viaje a Boca del Cielo en Chiapas, todo contado en una estructura de “road movie”.  Alfonso Cuarón hermano mayor y actual productor, logró un gran reconocimiento por la dirección de Y tu mamá también, que aunque muy sencilla en el entramado de su historia, en su relato se volvía muy interesante por la profundización del espíritu de la juventud citadina del país del norte. Detrás de ese guión estaba escribiendo junto a la suya, la mano de Carlos Cuarón su hermano menor, quien ha demostrado que la comedia es uno de sus grandes fortalezas y que conoce muy bien la cultura mexicana y su manera de expresarse. Las obras de ellos dos pueden ser fácilmente las embajadoras de su país, hablando de todo lo bueno y todo lo malo que cohabita en ella. Así lo había hecho Carlos Cuarón en el cortometraje Me la debes en la que mostraba como una familia se alteraba una noche con el sexo escondido y también desleal de todos sus integrantes. Con esta experiencia llega a la cartelera la última producción de la familia Cuarón, en la que se ve la madurez actual de todos los involucrados.
Rudo y cursi es la historia de los hermanos Verdusco, dos costeños del sur, quienes viven en un ambiente de pobreza recogiendo y organizando plátanos. En su tiempo libre juegan talentosamente al  fútbol como su hobbie preferido. Tato (Gael García Bernal) es el delantero y su hermano Beto (Diego Luna) es el arquero.  Todo cambia cuando aparece Batuta, un cazatalentos argentino quien como un abogado del diablo les ofrece la posibilidad de ir a la capital a triunfar en el balompié con los poderosos equipos que manejan grandes presupuestos y que les darán el dinero que nunca en su vida como jornaleros iban a ver.
 La rápida ascensión de la pobreza a la riqueza es uno de los temas recurrentes en las filmografías latinoamericanas porque históricamente la clase media de estas latitudes ha sido inestable, golpeada y diezmada. No es un secreto que los niveles de pobreza han aumentado y que cada vez hay menos clase media. Por eso el salto de un estrato a otro se ha vuelto gigante y la manera de hacerlo es por medio de la suerte o de la trampa, porque el bien sabido y retórico buen camino, ya no es tomado como opción por una mayoría sedienta de riqueza.   La obra en general contada como comedia, es un drama que retrata el culto a la fama y como varios personajes por llegar a ella venden por entero su alma. Aunque en sus diálogos tiene demasiados términos propios de la idiosincrasia mexicana, puede encajar esta historia en cualquier país del continente porque fácilmente puede ser la historia en Colombia de dos hermanos del Valle del Cauca que van a Bogotá a ser famosos por el fútbol o también, la historia en Argentina de dos hermanos de Jujuy que quieren tocar el cielo en Buenos Aires.  Aunque el actor Gael García Bernal es más famoso en el momento y su papel como el “Cursi” que está más interesado en ser cantante popular que futbolista es muy gracioso, quien se roba el show es Diego Luna en su papel de “Rudo” porque en la exageración agresiva de su rol da muestras de una calidad actoral que oculta por completo al rostro del actor y lo convierte en el personaje malhablado y pendenciero que encarna a sus anchas.
Las mujeres en este relato desafortunadamente quedan como presas del mundo de la avaricia que las pone en estáticos lugares de vitrina, como objetos para mostrar, exhibir y cuidar, pero no como seres que tienen la libertad e independencia que supuestamente en estos tiempos debería prevalecer. En este gracioso mundo que es presentado en Rudo y Cursi finalmente la entrepierna de la mujer se convierte en la solución a la pobreza familiar y en este punto es cuando esta comedia hace una fuerte crítica a la concepción del éxito rápido que acaba con los valores que una sociedad deja atrás por darle tanta importancia al beneficio y el dinero. Sin lugar a dudas una película recomendada.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada