lunes, 29 de noviembre de 2010

Kung fu panda: Kung fu con gorditos

(Escrito el 2 de julio de 2008) 


Uno de los aportes que logra la comedia como género, es siempre la transposición de los elementos tradicionales de las tramas, con una lectura transgresora de los elementos habituales del relato dramático. En cuanto al género de las artes marciales, propio del hemisferio oriental del planeta, la comedia se hizo presente masivamente, en los años setenta del siglo pasado con el cambio que hizo en Hong Kong, un novato actor llamado Jackie Chan, quien desde “El Maestro Borrachín” en  1978, buscó darle un vuelco al género, hasta hacerlo hoy en día su sello característico en la pantalla grande con el que ha recaudado millones de dólares a nivel mundial.
En Hollywood los intentos por seguir este cambio estuvieron en películas como El último dragón con Taimak, Rescate en el Barrio Chino de John Carpenter, pero últimamente una de las de mayor memoria está en la figura del cómico Chris Farley desafortunadamente ya fallecido, quien en 1997 hizo su película más famosa: Beverly Hills Ninja, en la que su personaje, un “gordito” lleno de buena voluntad pero rodeado de mala suerte trataba de hacer un  rescate aplicando lo poco que sabía de las técnicas marciales. Cabe recordar esta interpretación en particular, porque su personaje tiene una semblanza muy similar con la vida del personaje Po, el oso panda protagonista de la película de animación Kung Fu Panda.  Las películas de artes marciales han presentado por usanza a héroes delgados o pequeños como Bruce Lee, Jackie Chan y Jet Li. Por eso, parte de la fortaleza cómica de Kung Fu Panda está en la figura obesa de su protagonista.
Este largometraje viene a ser uno de los grandes éxitos de la compañía Dreamworks para la temporada de mitad de año, después de haber recibido varias derrotas en la taquilla por parte de su gran adversaria la compañía Pixar, porque contó la sencilla historia de un oso panda, - uno de los símbolos animales de la milenaria cultura de la China-, que es llamado a ser el elegido para defender a su pueblo y volver a convertirlo en el valle de paz que siempre lo ha caracterizado.  Lo contradictorio de la situación es que a diferencia de los otros osos de su especie, el panda se ha caracterizado por ser muy tranquilo y taciturno, pero también con defectos como la glotonería y la pereza. Esos son los dos valores más cómicos del voluptuoso personaje.  Él se moverá y aprenderá las profundas técnicas del Kung Fu, dentro de un marco de diseño de producción muy bien referenciado.  También se destacan el cuidado de exhibición de  la naturaleza y la arquitectura del lugar, asimismo de la respetuosa ambientación de este rincón de la China. 

Hay escenas de acción memorables, como el escape de Tai Lung de su prisión o su pelea en el puente colgante contra el equipo élite del Kung Fu, conformado por los cinco furiosos.  Estos cinco personajes fueron muy bien delineados e investigados para exhibir todas las diferentes técnicas marciales, basadas en las estrategias y movimientos defensivos y de ataque de los animales propios de la región.
Con respecto a su núcleo temático la película fue clara en hablar de la fe en el esfuerzo personal como la base para hacer grandes logros y también se promueven otros valores durante su desarrollo como el trabajo en equipo y la concentración, que aportan al crecimiento infantil, en especial cuando los niños están preparándose en las distintas disciplinas deportivas.
A pesar de su alta recaudación taquillera, junto  a su fácil visualización, hay que decir que la película tiene  múltiples lugares comunes ya vistos en otras ocasiones, como las enseñanzas del maestro cascarrabias a su alumno indisciplinado, la venganza del alumno más aventajado contra su maestro por su falta de apoyo y la sabiduría constante de los padres y los abuelos.  Así que habrán escenas que recordarán relaciones comunes como la de maestro – alumno de El Karate Kid en sus cuatro secuelas, el enfrentamiento final de Annakin Skywalker contra Obi Wan Kenobi en La Guerra de las Galaxias y el parecido del maestro Shifu con Yoda de La Guerra de las Galaxias
Pero por encima de esto Kung Fu Panda es una película agradable y graciosa que será hilarante en varias escenas y que hará reír durante gran parte de su duración. Lástima que haya que verla con el doblaje en español que hará perder el trabajo actoral de las voces de grandes estrellas como Jack Black, Dustin Hoffman, Jackie Chan, Angelina Jolie y Lucy Liu.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada